Doblejota Blog: 4 alternativas a las webs de descargas

Navegacion

viernes, 13 de abril de 2012

4 alternativas a las webs de descargas



Desde que el FBI irrumpió en Megaupload, las leyes están endurenciéndose respecto a la compartición de archivos, y con ello, están cambiando radicalmente las políticas de muchas webs como Fileserve, Mediafire, Rapidshare... Hoy te presentamos 4 alternativas a estas webs.

1- BitTorrent.


Hasta hace unos años, era el método más utilizado para compartir archivos, junto a las comunidades P2P (eMule, Ares, LimeWire...). Este sistema utiliza archivos con la extensión .torrent, que no es más que un contenedor de metadatos acerca de la ubicación del archivo de destino, y miles de trackers para localizar todas las partes de este.

Permite la reanudación de la descarga, pudiendo programarla en caso de no poder descargar todo en un día, o así.

Los torrents dependen de la cantidad de seeders y lechers que tengan, siendo los primeros aquellos que ya tienen el archivo y lo comparten, y los lechers aquellos que aún lo están descargando, y aún no lo han compartido.

Red bittorrent
Funcionamiento de una red BitTorrent
Algunos clientes de BitTorrent son BitTorrent, BitComet, uTorrent (Windows) y Transsmision (Linux).


2- FTP.


Este es mi método favorito, debido a la privacidad de los archivos que cuelgas, la flexibilidad, y la comodidad. El único inconveniente que tiene es su complejidad.

FTP significa, según sus siglas en inglés (File Transfer Protocol), Protocolo de Transferencia de Archivos. Al igual que todas las páginas web comienzan con Protocolo de Transferencia de Hipertexto (http), existen servidores que siguen el protocolo FTP, comenzando con ftp:// y que contienen archivos organizados mediante un index, en lugar de una página web en HTML, XML, PHP, o similar.

Permiten la descarga de dichos archivos directamente a tu disco duro desde el servidor, actuando como un disco duro remoto.

Para poseer uno, puedes optar por alojarlo en tu propia máquina, usando programas como Filezilla, o similar, o recurrir a servidores FTP externos, incluso servidores web gratuitos que pueden ser usados con tal fin. Una buena opción es esta.

3- P2P.


No es que sea muy fiable, pero es una alternativa, que con un buen antivirus y antispys, y algo de habilidad puede convertirse en una opción bastante viable.

P2P significa peer-to-peer, es decir, de persona a persona. Son redes punto a punto, estableciendo una conexión virtual directa entre el equipo servidor y el equipo cliente.


Las redes P2P funcionan con todos los nodos conectados a ella, como servidores y clientes a la vez, es decir, pones tu disco duro a disposición de los demás al igual que los demás ponen su disco duro a tu disposición. Esto hace que tengas una puerta abierta a tu equipo, cosa peligrosa, ya que en estas redes suelen abundar los fakes, virus, gusanos, troyanos...

No están sujetos a ningún tipo de política de privacidad, ni restricción aparte de la que los propios desarrolladores del cliente podrían  aportar, o incluso los usuarios de la misma.

Un cliente P2P muy conocido y el más usado, es Ares en Windows.

4- DropBox.


DropBox, es una alternativa en la nube a los dispositivos de almacenamiento USB masivos, que permite interconectar tu smartphone con tu disco duro, y tu disco duro con otros cientos de ordenadores, allá a donde vayas.

Ofrece cuentas de pago, o gratuitas, con un almacenamiento limitado. Te permite compartir archivos con cualquiera, tenga o no tenga DropBox, o incluso con tus propios dispositivos interconectándolos a través de la nube (algo así como iCloud de Apple).

La cuenta de 2GB de almacenamiento es totalmente gratis, y si además te registras desde aquí, recibirás 500 MB de espacio adicional :-)